Escrito por Tendenzias

Suelo radiante

Casi la mitad de la energía que consumen las familias españolas, se emplea en calentar las viviendas. El sistema de calefacción mediante suelo radiante, se presenta como la alternativa más eficiente para calentar nuestro hogar. En los sistemas de suelo radiante, los radiadores son sustituidos por tubos de material plástico por cuyo interior circula agua caliente, y que van ocultos en el forjado del suelo, de forma que este se convierte en emisor del calor. En nuestro blog dedicado a la Calefacción, vamos a hablarte sobre este innovador sistema.

Un poco de historia

La búsqueda del confort climático del hogar, conlleva que existan gran cantidad de adaptaciones de las viviendas a la climatología. Una de ellas es la base del actual suelo radiante. Este sistema, ya se utilizaba en otras culturas, y tenemos constancia de que los romanos y árabes calentaban estancias de esta forma en sus baños y gimnasios. Así, en los baños árabes existía una estancia llamada caldarium, cuyo suelo se calentaba utilizando energía resultante de algún uso doméstico, como por ejemplo el calor procedente de la cocina. Cuando el suelo estaba muy caliente, se rociaba con agua para producir vapor.

Es suelo radiante en la actualidad

El suelo radiante se ha impuesto en los últimos años como opción preferente en las grandes superficies, e incluso en determinados tipos de viviendas particulares, como pueden ser los chalets. Tal como indica su nombre, su principal peculiaridad es que el calor se emite de manera uniforme a través del suelo, en su totalidad.

Existen diferentes modelos que utilizan varios tipos de energía. En algunos casos se emplean paneles solares, con lo cual se consigue además una importante reducción del gasto económico en electricidad y se evita el daño al medio ambiente. Otros funcionan mediante bombas de agua caliente. Un tercer grupo se fabrica sobre cables de fibra de carbono en lugar de los tradicionales, siendo esta circuitería la que aporta la suficiente energía para entrar en funcionamiento.

Los sistemas de agua, requieren la instalación de un generador que es el que calienta o enfría el agua, y de colectores que la distribuyen.

Sobre el cableado, sea del tipo que sea, se coloca siempre una estructura de malla con propiedades aislantes; con ello se minimiza cualquier riesgo de quemadura y de sobrecalentamiento que pueda afectar a las personas o al suelo. En contra de lo que pueda parecer, esto no tiene ninguna clase de impacto estético en la decoración o en el estilo general del domicilio, puesto que se trata de una red totalmente oculta a la vista.

Se trata de un tipo de instalación compleja en cuanto a su extensión, por lo que son las empresas dedicadas al montaje de equipos industriales quienes más trabajan con los suelos radiantes. En concreto, podemos citar como referencia dentro del mercado a Warmup, líder en todo el mundo y creadora del revolucionario termostato programable Xstat.

Eficiencia energética del suelo radiante

Este sistema es el más respetuoso con el medio ambiente, ya que resulta muy eficiente, hablando en términos de energía. Al transmitir el calor por una gran superficie, la temperatura a la que hay que calentar el agua es muy inferior a la de los sistemas  de  radiadores .  Esta oscilaría entre entre 35 y 45ºC frente a los 90ºC necesarios en otros sistemas. Además la distribución del calor es uniforme, lo que aumenta el confort.

Actualmente, este sistema también permite refrescar el ambiente de la vivienda en verano, cuando el agua puede recorrer la instalación a una temperatura de 14 a 18ºC.

El mayor inconveniente que presenta es su instalación o su reparación en caso de avería, ya que implica el desmontaje del suelo, lo que puede llegar a resultar incómodo.

Este sistema se desaconseja a personas muy propensas a sufrir de varices, ya que la fuente de calor es más cercana a las piernas.

Suelo radiante
42 votos
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos